El Papa: Espíritu Santo puede guiar a economistas y banqueros hasta Dios

El Papa: Espíritu Santo puede guiar a economistas y banqueros hasta Dios

Publicado el 30/10/2019
Equipo Editorial HN


El papa Francisco ha indicado que el Espíritu Santo es el “protagonista de la evangelización” y puede guiar a personas potentes e influyentes en la sociedad, específicamente, a banqueros y a economistas, a encontrar a Dios y a entender la Biblia. 

Lo explicó durante la audiencia general de este miércoles 2 de octubre de 2019, en la que ha continuado con el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles.

En su catequesis, en la plaza de San Pedro, ilustró a los fieles y peregrinos sobre el testimonio del diácono Felipe que fue a evangelizar las ciudades de Samaría. “Fue también durante esa misión que el Espíritu Santo llevó a Felipe hacia un extranjero que se dirigía a su tierra e iba leyendo el cuarto canto del “Siervo del Señor”, del libro de Isaías, sin comprender su significado”. 

Espíritu Santo puede tocar a la puerta de personas potentes

“¿Entiendes lo que estás leyendo?” (Hechos 8.30). El etíope responde: “¿Y cómo podría entenderlo si nadie me guía?” (Hechos 8:31). Ese hombre poderoso reconoce que necesita ser guiado para comprender la Palabra de Dios”.

“Era el gran banquero, el gran ministro de la economía, tenía todo el poder del dinero. Sabía que sin la explicación no podía entender, era humilde”, dijo el Papa que propuso la historia de Felipe para indicar cómo el Espíritu Santo puede tocar a la puerta de personas con poder.

En este caso, remarcó que el encuentro con Dios “convirtió” al eunuco, administrador de las riquezas de la reina de Etiopía, en un hombre “nuevo y lo marcó con “el sello” de la alegría del Espíritu Santo, fuente de esperanza para su camino”. 

Sin embargo, se necesita dejar obrar el Espíritu, según el Papa. “El diálogo entre Felipe y ese hombre, que reconoció no entender la Palabra de Dios, nos dice que no es suficiente leer la Escritura, ya que la clave para entenderla se encuentra en Jesús, Palabra encarnada del Padre, que con su misterio pascual le da pleno sentido”. 

Salir de los propios límites  

“¿Quién ha empujado a Felipe a ir al desierto para encontrar a este hombre? ¿Quién ha empujado a Filipe a acercarse al carruaje? Es el Espíritu Santo el protagonista“, sostuvo el Obispo de Roma.

En la meditación, citó también al papa Benedicto: ”la exégesis, la verdadera lectura de la Sagrada Escritura, no es solo un fenómeno literario, […]. Es el movimiento de mi existencia “(Meditación, 6 de octubre de 2008). Entrar en la Palabra de Dios es estar dispuesto a salir de nuestros propios límites para encontrarnos con Dios y conformarnos con Cristo, quien es la Palabra viva del Padre”. 

Propaganda

Francisco instó a los fieles a evangelizar y no hacer propaganda o proselitismo: “¿Padre, yo voy a evangelizar? – ¿Y qué haces? – ‘Yo anuncio el evangelio y digo quien es Jesús y busco de convencer a la gente que Jesús es Dios’- Querido, esto no es evangelización, si no está el Espíritu Santo, no hay evangelización. Esto puede ser proselitismo, publicidad. Evangelización es dejarse guiar por el Espíritu Santo que sea él a empujarte con el anuncio, con el testimonio, también con el martirio y la Palabra”. 

Alegría 

En otro momento cuestionó: “¿Cuál es el signo cristiano de tú, evangelizador o evangelizadora eres un evangelizador: la alegría, incluso en el martirio y Felipe, lleno de alegría fue a otra parte a predicar”. 

“Que el Espíritu haga de todos los hombres y mujeres bautizados anunciadores del Evangelio para atraer a otros, no a sí mismos, sino a Cristo, que saben cómo hacer espacio para la acción de Dios, que saben cómo hacer que otros sean libres y responsables ante el Señor”, añadió el Papa. 

Por último, el Papa saludó a los peregrinos. “Hoy, memoria litúrgica de los ángeles custodios, pidamos al Señor que nos conceda, por su intercesión, el don de su Espíritu Santo, para que haga de todos nosotros los bautizados anunciadores valientes del Evangelio, dando cabida en nuestra vida a la acción de Dios, que nos hace criaturas nuevas y libres. Que el Señor los bendiga”.