¿Cómo reconciliarse tras una discusión cuando estamos convencidos de que teníamos razón?

¿Cómo reconciliarse tras una discusión cuando estamos convencidos de que teníamos razón?

Publicado el 30/10/2019
Equipo Editorial HN


En primer lugar, es necesario distinguir claramente entre perdón y reconciliación. El perdón es previo a la reconciliación, o al menos la acompaña. Con la reconciliación concluye el perdón. El perdón puede ser unilateral.

Para perdonar, no necesitamos a nadie – excepto al Espíritu Santo. Es Él quien pone misericordia en nuestro corazón, esta eminente forma de amor. “Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.” (Lc 6:36). Pero para reconciliarse, se necesitan las dos personas. La reconciliación es necesariamente recíproca. Podemos dar nuestro perdón de antemano, podemos mostrar misericordia al que está lejos, podemos amar al que no nos ama, incluso a nuestro enemigo, pero no podemos reconciliarnos con él sin él, en su ausencia.

“Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.”

El perdón es un don. La reconciliación es un intercambio. Siempre implica perdón – de lo contrario, en el mejor de los casos, solo sería una coexistencia pacífica. El perdón, por su parte, exige la reconciliación, pero no siempre llega, al menos no de inmediato. Es difícil, en particular, cuando persiste una situación de injusticia entre dos personas. Decimos, o al menos mostramos, que estamos dispuestos a perdonar. Y, al mismo tiempo, no podemos consentir la injusticia porque es legítimo defender sus intereses o derechos, y más aún los de los demás si hay otras personas involucradas. Es una tensión que sólo se puede vivir en la esperanza. 

Algo tiene que ser desentrañado, pero no somos dueños de ello. De hecho, somos esclavos de eso: a través de la oración, la confianza, el testimonio, la caridad, a la que no se puede renunciar nunca. Independientemente de esta situación, ¿es una buena pregunta saber de qué lado están los errores? Si estamos verdaderamente en la misericordia, ya no mediremos ni sopesaremos los errores de unos ni otros. Se podría decir incluso que el perdón es mayor, más bello y más puro, cuando los fallos están principalmente del otro lado. Cuando Jesús nos dio su perdón, ¡las faltas no estaban de su lado! Lo mismo sucede en la reconciliación. Es una oportunidad que se ofrece, una puerta abierta. Si se ofrece con un matiz, es porque todavía no se ha otorgado realmente, sino que sólo se ha concedido. Debemos ir más allá.

Es precisamente nuestra humildad, nuestra benevolencia, nuestro olvido de las ofensas, nuestra disposición a “perdonar deudas”, como dice el Evangelio, lo que ayudará a nuestro prójimo a reconocer lo que no está bien en él. Esto es lo que le hará esperar y desear la reconciliación. Siempre es difícil pedir perdón, pero si la otra persona siente en nosotros un juicio que no se desarma, un debido derecho que nos hace más rígidos, será imposible para ella. Detrás de esta pregunta hay una tentación que todos conocemos: Queremos reconectar, dar una oportunidad al otro, pero solo si “reconoce sus errores”, si hace propósito de enmienda. En otras palabras, que se humille ante nosotros y que saboreemos discretamente nuestra superioridad, nuestra justicia, nuestra…. misericordia. En este caso, ¿no somos nosotros los más culpables? 

Padre Alain Bandelier