¿Cuál es el antídoto al envejecimiento del corazón? responde Papa Francisco

¿Cuál es el antídoto al envejecimiento del corazón? responde Papa Francisco

Publicado el 30/10/2019
Equipo Editorial HN


El papa Francisco invitó a ser agradecidos, pues un corazón que agradece se mantiene joven, además indicó que Dios libera del dinero, la televisión, el teléfono y el juicio de los demás. Lo dijo este domingo, en la mañana, 13 de octubre 2019, en el Atrio de la Basílica del Vaticano.  El Pontífice celebró la misa y presidió el rito, en latín, de la canonización de 5 beatos: Newman, Vannini, Chiramel Mankidiyan, Lopes Pontes, Bays.

En su homilía, rememoró el evangelio de hoy, XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario: «Tu fe te ha salvado» (Lc 17,19), que – afirmó – nos muestra el camino de la fe en tres etapas, señaladas por los leprosos curados, que invocan, caminan y agradecen. 

Libres del dinero, la televisión, el teléfono y el juicio de los demás

“Como esos leprosos, también nosotros necesitamos ser curados, todos. Necesitamos ser sanados de la falta de confianza en nosotros mismos, en la vida, en el futuro; de tantos miedos; de los vicios que nos esclavizan; de tantas cerrazones, dependencias y apegos: al juego, al dinero, a la televisión, al teléfono, al juicio de los demás”.

El Señor libera y cura el corazón, si lo invocamos, si le decimos: “Señor, yo creo que puedes sanarme; cúrame de mis cerrazones, libérame del mal y del miedo, Jesús”.

El Papa también predicó sobre la importancia del agradecimiento, entonces afirmó: “Cuando agradecemos, el Padre se conmueve y derrama sobre nosotros el Espíritu Santo. Agradecer no es cuestión de cortesía, de buenos modales, es cuestión de fe”.

Beneficios de un corazón agradecido

Un corazón que agradece se mantiene joven. Decir: “Gracias, Señor” al despertarnos, durante el día, antes de irnos a descansar es el antídoto al envejecimiento del corazón. Así también en la familia, entre los esposos: acordarse de decir gracias. Gracias es la palabra más sencilla y beneficiosa”. 

Francisco sostuvo que invocar, caminar, agradecer acercan a las personas a una vida plena como  la tuvieron, a pesar de las dificultades y sufrimientos humanos, los nuevos santos.

El Papa agradeció a Dios por el testimonio de fe de los beatos canonizados hoy, quienes, indicó, “han caminado en la fe y ahora invocamos como intercesores”. 

“Tres son religiosas y nos muestran que la vida consagrada es un camino de amor en las periferias existenciales del mundo”, afirmó. 

La santidad de lo cotidiano

De santa Margherita Bays (1815-1879), Virgen, en cambio, que no fue religiosa, “era una costurera y nos revela qué potente es la oración sencilla, la tolerancia paciente, la entrega silenciosa. A través de estas cosas, el Señor ha hecho revivir en ella el esplendor de la Pascua”. 

“Es la santidad de lo cotidiano, a la que se refiere el santo Cardenal Newman (1801-1890), cardenal de la Iglesia Romana, fundador del Oratorio de San Filippo Neri en Inglaterra. 

Francisco citó san Newman para ilustrar esa santidad de todos los días, cuando dice: «El cristiano tiene una paz profunda, silenciosa y escondida que el mundo no ve. […] El cristiano es alegre, sencillo, amable, dulce, cortés, sincero, sin pretensiones, […] con tan pocas cosas inusuales o llamativas en su porte que a primera vista fácilmente se diría que es un hombre corriente» (Parochial and Plain Sermons, V,5). 

“Pidamos – continuó – ser así, “luces amables” en medio de la oscuridad del mundo. Jesús, «quédate con nosotros y así comenzaremos a brillar como brillas Tú; a brillar para servir de luz a los demás» (Meditations on Christian Doctrine, VII,3)”.  

Los otros santos de la Iglesia católica son: Giuseppina Vannini (1859-1911), Virgen, Fundadora de las Hijas de San Camilo; Mariam Thresia Chiramel Mankidiyan (1876-1926), Virgen, Fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia y Dulce Lopes Pontes (1914-1992), Virgen.