Mis padres ya están mayores

Mis padres ya están mayores

Publicado el 11/03/2020
Equipo Editorial HN


Oyen peor, su vista está fallando, están más cansados… Nuestros padres están envejeciendo, y cuando nos damos cuenta, puede ser entristecernos. ¿Pero por qué es tan difícil aceptar el envejecimiento de nuestros padres?

De repente, o como si fuesen dosis homeopáticas, nadie escapa a la toma de conciencia del envejecimiento de sus padres a una edad más o menos avanzada. Y si uno se tapa los ojos, llega un día en que el debilitamiento físico se vuelve indiscutible y nos pone contra las cuerdas. Un cambio que molesta pero que uno debe aceptar finalmente.

Cuando los papeles se invierten 

Los signos del envejecimiento se incorporan a la vida cotidiana: 

  • Suben al máximo el sonido de la televisión 
  • Necesitan obligatoriamente dormir una siesta
  • Tienen cada vez más con el médico 
  • Sufren olvidos repetitivos 
  • Disminuyen sus intereses

Desconectados del mundo profesional, factor de integración social, los padres jubilados ven cómo se ralentiza su ritmo de vida y se crea una brecha con el mundo de los “activos”, el de los hijos adultos.

“Poco a poco, la persona va perdiendo papeles”: 

  • el papel de hijo, con la desaparición de sus propios padres 
  • el papel profesional, con la jubilación,
  • el papel padre educador, 
  • el de cónyuge, en caso de viudez…

Comienza una nueva forma de relacionarse con el entorno, cada día más pequeño, por culpa del estrechamiento del espacio auditivo, visual, motor, pero también social, intelectual, etc. “Todo parece más complicado y más lejano”, explica Maximilienne Levet-Gautrat, especialista en problemas de envejecimiento.

De protegido a protector

Para el niño adulto, aceptar el envejecimiento de sus padres nunca es fácil. Todos los cambios físicos y de comportamiento del adulto que envejece llevan a un cambio en la imagen paterna del niño. La imagen de autoridad, autonomía, aptitud física y a veces éxito social, se desvanece

Debido a que los padres ven disminuir su fuerza física y su capacidad de respuesta, sus hijos a menudo toman el control, convirtiéndose a veces en los protectores de sus padres.

“La relación padre-hijo se invierte. De protegido, el niño se convierte en protector. De repente comprende que le corresponde a él ir a la primera línea”, señala Dominique Duvernier, psiquiatra.

Aceptar la vejez de sus padres y la suya

Estar en primera línea significa no solo tomar el control, sino también enfrentarse a la idea de la muerte. No sólo la muerte de sus padres, sino también su propia muerte. Y por lo tanto su propio envejecimiento. Y eso da miedo… 

Ante esta situación, ¿qué hacer? ¿Huir aturdido? ¿Ocultar tus primeros signos de envejecimiento detrás de las cremas antiarrugas?

Aceptar ver a los padres envejecer no sólo es una etapa dolorosa y estéril, sino también una oportunidad para meditar sobre el significado de la existencia.

“Es una oportunidad, una verdadera lección de vida y de humildad, dice Patrick, de 50 años, que acogió a su suegra en su casa durante varios años y la vio morir a los 95 años. Vivimos en una sociedad que asocia la vida con la juventud y la belleza y rechaza cualquier idea de muerte, que para ella es sinónimo de nada. Sin embargo, la vida forma un todo, desde la concepción hasta la muerte, y cada etapa tiene su riqueza”.

“El fin de la vida sigue siendo la vida. Los valores se realizan allí, lo que sólo puede realizarse allí”, cita el Padre André Ravier, jesuita, en un folleto de reflexión espiritual sobre la vejez, antes de continuar: “Para el cristiano, la vejez es, en efecto, una vocación, y una vocación personal”.

También es un tiempo que da tiempo: para meditar, para repetir la película de la vida de uno, para aprender a perdonar.

Tiempo para dar 

Este tiempo de envejecimiento de los adultos es a menudo exigente para sus hijos. “Esta mujer que olvida los cumpleaños de sus hijos, ya no sabe cómo invitar a cenar a dos personas sin entrar en pánico, ya no puede soportar los gritos de los pequeños, sí, esa es mi madre”, dice Benoît, que cuida de su madre de 88 años. 

“Cuando tengo que explicarle a mi padre por tercera vez las misiones de la start-up a la que me acabo de unir, a menudo pierdo la paciencia y estoy al borde de un ataque de nervios. Sin embargo, es después de estos momentos que medito sobre la necesidad del amor filial. Como un niño pequeño, recibimos, tomamos, consumimos, pero cuando surgen dificultades relacionales, llega el momento de dar. Es allí donde alcanzamos lo esencial: el verdadero amor es un acto de voluntad“, analiza Benoît.

Cuanto más amamos, más difícil es aceptar ver al otro debilitarse, sufrir y no corresponder a la imagen que teníamos de él. Y amar a nuestros padres en todas estas pequeñas preocupaciones diarias que nos molestan, requiere un esfuerzo. ¿Pero no es eso amor verdadero?

Aceptar ver a tus padres envejecer, ¿no es simplemente aprender a amarlos de verdad?

Béatrice Courtois