Viudo, viuda: ¿cómo seguir viviendo sin el otro?

Viudo, viuda: ¿cómo seguir viviendo sin el otro?

Publicado el 25/11/2019
Equipo Editorial HN


¿No consigue sobrepasar el duelo por la persona que perdió? Eso no es sorprendente. A menudo se necesitan meses para darse cuenta de que la otra persona nunca regresará. Las semanas post-desaparición son difíciles de vivir, es un momento en el que se está rodeado de gente, pero uno se niega a admitir la realidad: “No, él no me dejó…” Pero llega un día en que debemos enfrentarnos a esta cruel realidad: “Él ya no está en este mundo, y debo asumir una terrible soledad, en un momento en que mis padres y amigos ya no se sienten obligados a apoyarme”.

No es de extrañar que cuando se toma conciencia de la irremediable tragedia, haya un sufrimiento parecido a la desesperación: “No podré recobrarme”.

El poder de las lágrimas

¡Atrévase a gritar su dolor! A los que pueden oírlo, pero también a Dios. Haz como el salmista que no duda en gritar su rebelión al Todopoderoso (Salmos 6:13,22…). Es importante analizar y expresar sus emociones y sus sentimientos negativos. Decir alto y claro su angustia ante el futuro, esa sensación de ser desconectado de la mitad de sí mismo, ese sentimiento de abandono, la inevitable culpabilidad por aquello que no se hizo y por lo que posteriormente se pensó que se debería haber hecho, ese terrible vacío de la ausencia que se siente, sobre todo por la noche.

Permítese el derecho de llorar a solas, pero también con aquellos que saben que esas lágrimas son diamantes… “Sólo se puede ver bien con ojos que han llorado” (Lacordaire). Entonces es posible iniciar este proceso de duelo esencial, porque el duelo no es olvidar, es cambiar la forma en que te vinculas con el difunto.

Sin embargo, la soledad está ahí. La carencia de una presencia física es tremenda. El cariño de su familia no llena este vacío, pero es posible que personas ajenas, que han experimentado sufrimientos similares, puedan traer consuelo. Por lo tanto, es útil para una viuda o un viudo llamar a la puerta de una asociación. Muchos no quieren dar el paso, por miedo a encerrarse en un gueto de sufrimiento, en un momento en que les resulta difícil aceptar el hecho de ser viudo o viuda. Luego se encierran en esta soledad de la que les gustaría escapar.

Un vacío fértil

Además, hay un sentimiento de inutilidad. Sin embargo, aquí también, este período de viudez puede ser de una inusual fertilidad. En primer lugar, en el sentido de que tiene que encontrar lo que ha amado en la otra persona. Los talentos y las capacidades que poseía podrían llegar a ser suyos. Hay una herencia espiritual que usted está llamado a transmitir a sus hijos, nietos y a los que le rodean.

Algunos continúan la actividad social o caritativa de su cónyuge fallecido. También puede haber una fertilidad mediante la oración, primero llevando a su esposo o esposa en su viaje hacia la Luz, y luego uniendo su propia pasión al sacrificio de Cristo en la Misa. Algunas personas siguen un camino espiritual tal que terminan consagrándose a Dios, como monja, en un momento determinado.

Un gran amor que la muerte rompe sólo tiene sentido con la gracia de Dios. Y en este caso, la paz puede volver, la alegría también (¡y sin culpabilidad!): ¿no es éste el deseo de quien está en la alegría del Más Allá?

Padre Denis Sonet