¿Qué divide y aleja a las personas? ¿Cómo se arregla?

¿Qué divide y aleja a las personas? ¿Cómo se arregla?

Publicado el 12/12/2019
Equipo Editorial HN


¿Qué es lo que me divide y aleja de las personas? A veces son palabras no dichas. Silencios mal interpretados. Conversaciones truncadas. Malentendidos. Surge el desencuentro desde el fondo de mi alma.

No tengo todos los datos para hacerme una opinión exacta de cómo son las cosas, no lo conozco todo, pero juzgo y me creo en lo cierto. Ni yo mismo me entiendo.

Hay personas con las que conecto y otras con las que no lo consigo. Sucede algo y yo lo interpreto. Siento tal vez que no soy tomado en cuenta, o valorado. Creo que no consideran mi cargo, mi responsabilidad. O asumen tareas que me corresponden a mí. 

Yo callo y me amargo. O estallo con violencia y me separo, me alejo de mis enemigos. ¿Es culpa de los otros o tengo dentro de mí la raíz de mis propios males?

A menudo soy yo. Es mi pasado el que pesa. Las heridas antiguas son las que vuelven a abrirse. Es mi historia hecha de encuentros y desencuentros la que siembra en mí la envidia o el rencor. Los otros no tienen toda la culpa.

Soy yo y mi sensibilidad que sufre por nimiedades, por cosas pequeñas. Y me alejo de las personas juzgándolas.Las condeno, las miro mal y las aparto de mi camino. No las entiendo y acabo no queriéndolas. Es tan fácil caer en ello…

Entonces en lugar de amar me alejo. En lugar de comprender malinterpreto. En lugar de poner al otro en el centro soy yo el centro, el referente. 

Y me pongo triste cada vez que otro está en el primer lugar y brilla más que yo. Y yo me compadezco de mi mala suerte. Y me justifico. Son los demás los que no me dejan destacar y ocupan con su carácter el lugar que me corresponde a mí. 

Y me aíslo. Tal vez para sufrir menos. No hablo, no cuento, no me expongo. Guardo mi privacidad para evitar el juicio y la condena. Voy a lo mío. ¿Es eso lo que Dios quiere para mí? ¿Una vida aislada con temor continuo al juicio de los demás? 

Este rencor surge en relaciones de amor en las que hay mucha intimidad y cariño. La convivencia nunca es fácil. Comenta el papa Francisco: 

“La tendencia suele ser la de buscar más y más culpas, la de imaginar más y más maldad, la de suponer todo tipo de malas intenciones, y así el rencor va creciendo y se arraiga. De ese modo, cualquier error o caída del cónyuge puede dañar el vínculo amoroso y la estabilidad familiar”. 

El rencor sólo se sana con el perdón. Es tan difícil… Perdonar es la tarea de toda mi vida. Perdonar al que me hace daño. Perdonar al que no me quiere. Perdonar al que se confunde y me hiere. Perdonar al que dice amarme y luego parece no amarme tanto con sus actitudes. 

El perdón me hace bien a mí. No tanto al que perdono. Me libera de una cadena invisible que me arrastra a la tristeza. El rencor me hace tanto daño… Me envenena. 

El rencor a una persona no se cierra en ella. Es como una marea negra que oscurece todo lo que toca. Veo al culpable, al que me hiere. Y veo a otros que hacen lo mismo. La marea se extiende a más, a los que están cerca. Y por supuesto, llega hasta Dios. 

“Al no perdonar a un semejante guardamos rencor a Dios, que creó a este ser y lo colocó próximo a nosotros”. 

Mi rencor se vuelve contra Dios. Él ha permitido todo lo que me duele. Ha permitido mi soledad, mi dolor, mi envidia. Permite que yo no tenga el éxito que merezco. Él ha colocado a esas personas a mi alrededor para hacerme daño. 

Siento rencor hacia Dios. No lo tolero. No le perdono por todo lo que permite en mi vida. Si me quisiera de verdad, me digo, me cuidaría más. Es un rencor casi inconfesable.

Si soy honesto conmigo mismo veo tantas cosas en mi vida que son un don de Dios. Pero yo me fijo más en lo que no está bien.

El rencor me separa, me aísla, me vuelve huraño. Y hace que mi oración sea una queja continua. No me deja respirar. No me da paz estar a solas con el culpable de mis males.

Quisiera ser un conciliador. Para eso necesito tener el alma en paz, vivir reconciliado. Con Dios, con los hombres. Quiero unir y perdonar. Acoger e integrar. ¿Soy un conciliador? ¿O soy aquel que divide y crea discordia? 

Hoy en día en las entrevistas laborales buscan a personas conciliadoras. Con habilidades sociales. Con inteligencia emocional. ¿Sé yo acoger a todos e integrarlos con sus problemas, con sus historias, con sus rencores y heridas?¿Tengo yo resueltos mis propios rencores y desórdenes? No es tan sencillo… 

Hace falta una gracia especial, un don. La capacidad para unir a los que no se entienden. Para hablar de temas difíciles escuchando lo que el otro siente. 

Puedo correr el riesgo de querer resolver todos los problemas. Y me olvido de escuchar lo que late en el alma de cada uno. Escuchar sin querer resolver lo que no está en orden. 

Hace falta paciencia para unir. Hacen falta más silencios que palabras. Más pausas que soluciones. Más abrazos que teorías.

La teoría no importa cuando habla el corazón. La mayoría de los conflictos surgen de los afectos que no están en orden. No hay una solución teórica. 

Me exige más esfuerzo calmar el corazón.No todo está tan claro. El corazón tiene razones que la razón no entiende. Y eso es lo que no acabo de comprender. 

Si quiero conciliar, unir, crear puentes, necesito aprender a escuchar con paciencia y a acoger las críticas y rencores que el alma guarda. Sin esa actitud paciente, como la que tiene Dios conmigo, no es posible integrar ni unir. 

Necesito un corazón capaz de acoger lo que no comprendo. Sin querer desatar de golpe todos los nudos. La vida lleva su propio ritmo, tiene sus tiempos. 

Necesito acoger y esperar. Los nudos se desatan con la gracia de Dios, con el paso del tiempo. Quisiera tener una paciencia infinita.