Cómo disfrutar del día a día

Cómo disfrutar del día a día

Publicado el 28/12/2019
Equipo Editorial HN


La cultura contemporánea impone un estilo de vida cuyo valor fundamental es la productividad, donde no se trabaja en función de la vida, sino que se impone que la vida esté en función del trabajo.

Incluso el descanso ya no es para disfrutar la vida, sino para reparar fuerzas y volver a producir.

Muchas son las familias que viven en la utopía de que “un día nos dedicaremos a disfrutar la vida juntos” y en realidad, es tan solo una postergación permanente, porque no se disfruta el día a día. Muchas presiones cotidianas postergan lo importante y los vínculos son los primeros que se resienten. 

Cuando las mujeres cargan con todo

Todas las investigaciones al respecto muestran que los matrimonios más felices, cuando ambos trabajan fuera del hogar, son aquellos en los que ambos comparten plenamente todas las responsabilidades para con los hijos y la casa. También coinciden estudios en que toda la familia sufre cuando uno de los dos no está presente por exceso de trabajo, es algo de sentido común.

Peor aún cuando por patrones culturales demasiado arraigados, las mujeres cargan con todo. En esos casos es mucho más devastador emocionalmente, aunque a veces se lo viva con naturalidad. Las mujeres cuando se sienten solas, trabajando igual que el hombre, pero cargando en forma desproporcional sobre sí las responsabilidades del hogar, se llenan de culpas, de stress y sobreagotamiento. La mayoría de las veces son ellas quienes postergan una vida profesional para quedarse más en casa. 

Existen muchos cursos e infinidad de artículos con consejos para lograr el equilibrio entre trabajo y familia, pero el problema es más profundo. 

No es un tema de “tips” (consejos) para poder hacerlo todo en un tiempo reducido, sino que se necesita un cambio de mentalidad y nadar contra la corriente. 

COOKING
Shutterstock | Prostock-studio

Resistirse es cambiar las prioridades

Muchas de las presiones que sentimos hoy provienen de las expectativas -propias y ajenas- sobre nuestro estilo de vida. La cultura contemporánea otorga un valor muy alto al éxito profesional y económico, en una sociedad altamente competitiva, donde el “tener” es más importante que el “ser”. 

Así, vivimos exigidos a trabajar en forma inhumana, deshaciendo las bases fundamentales de una vida digna y de una convivencia que desarrolle la intimidad entre esposos, padres e hijos, abuelos y nietos.  Muchos se esfuerzan por mejorar su “nivel de vida”, lo cual implica unos costos altísimos que resienten lo más importante de la vida: los vínculos

Los mandatos sociales no se cuestionan: para mandar a los hijos al mejor Colegio, para viajar de vez en cuando y tener una vida saludable, para organizar fiestas sociales aunque se endeuden, para consumir determinados productos “fundamentales”, para mejorar nuestra paternidad y tener hijos “superfelices”, mandatos y más mandatos que no cuestionamos, sino que los profesamos como una fe inamovible. ¡Cómo no vas a hacer eso! ¡Es lo más importante! 

Y la pregunta que podemos hacerlos es: ¿Es esto lo más importante? ¿Estamos seguros? Cuando suceden verdaderos dramas en la vida es cuando todos comenzamos a decir que lo más importante no era el dinero, ni el éxito, sino las personas que decimos amar. 

Es cierto que parecería que las exigencias de la vida no nos dejan tiempo para estar con nuestros seres queridos. Corremos para llegar de un lado a otro y ya no queda lugar en las agendas. 

Nos preocupa el deseo de tener siempre más y alcanzar el “nivel de vida” deseado, cumplir con todas las demandas, pero mientras luchamos por alcanzar la vida, la vida se nos va. Atreverse a cuestionarse el estilo de vida exige coraje y realismo para dar un giro que nos ponga en la vida y no fuera de ella, que nos lleve a cambiar las prioridades y a vivir más felices con las personas más importantes de nuestra vida.

FATHER CHILD

El tiempo libre no se agenda

El tiempo para reírse, para celebrar, para jugar, es espontáneo e inesperado. No se planifica, sino que surge dentro del tiempo libre. Hoy se organiza tanto el tiempo libre que deja de serlo y pasa a ser un compromiso más en la agenda.

Si aprendemos a no hacer de nuestra vida un “tiempo productivo”, sino un tiempo de existir con los otros, siempre habrá tiempo para el encuentro, para disfrutar de la compañía y para apreciar la belleza de la vida, que a veces queda oculta bajo un mar de preocupaciones. 

Por otra parte, la amistad matrimonial, la relación profunda de mutuo conocimiento requiere dedicación cotidiana. Y la solidez de ese vínculo es el mejor regalo que pueden hacer los padres a sus hijos. 

HAPPY, FAMILY, HOME
Liderina | Shutterstock

Más tiempo juntos: más felices

Muchos matrimonios viven más felices cuando deciden recortar gastos, ganar menos, pero pasar más tiempo juntos, educar a sus hijos y disfrutar de su crecimiento. No siempre sacamos bien las cuentas y la gente se queja de que no tiene tiempo para estar con sus seres queridos, como si eso no lo hubieran elegido, como si la culpa la tuviera su trabajo. 

Aunque hay situaciones difíciles donde el exceso de trabajo es lo que permite cubrir las necesidades básicas de una familia, lo cierto es que muchos trabajan más de lo que necesitan si hacen las cuentas. Incluso hay trabajos que ven el tiempo familiar como un obstáculo al desarrollo productivo.  

Que alguien diga que prefiere ganar menos dinero para estar más con los que ama o simplemente para tener una “mejor calidad de vida”, a muchos les parece una locura o una insensatez.La verdad de nuestra vida es que le dedicamos tiempo a lo que damos prioridad. 

Los antiguos filósofos griegos enseñaban que la felicidad estaba en la moderación, en el punto medio, no en el tener, sino en el ser. Enseñaban a distinguir lo necesario de lo superfluo, lo importante de lo secundario. ¡Hagamos cuentas! ¡Hay que atreverse a ir contra la corriente!