La mayoría de los estadounidenses prefieren la cadena perpetua a la pena de muerte

La mayoría de los estadounidenses prefieren la cadena perpetua a la pena de muerte

Publicado el 19/12/2019
Equipo Editorial HN


Quizá sea por los testimonios de gente inocente que ha sido ejecutada en Estados Unidos, quizá sea por la insistencia de la Iglesia católica y del Papa Francisco en desechar la pena de muerte, pero por vez primera en la historia moderna, una mayoría de ciudadanos estadounidenses se decanta por la cadena perpetua frente a la pena de muerte. 

La más reciente encuesta de Gallup (compañía que la ha realizado los pasados 33 años) encontró que la mayoría de los estadounidenses dice que la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional “es un mejor castigo por asesinato que la pena de muerte”. El porcentaje no deja dudas: 60 por ciento a favor de la vida en prisión contra 36 por ciento pena de muerte.

No es “el mejor castigo”

Según Gallup este giro marca un cambio con respecto a las últimas dos décadas, cuando los estadounidenses estaban divididos principalmente en sus puntos de vista sobre “el mejor castigo”, es decir, el castigo ejemplar y disuasorio por un asesinato con todas las agravantes de la ley. “Durante las décadas de 1980 y 1990, las mayorías consistentes pensaban que la pena de muerte era la mejor opción para los asesinos ya condenados”.

La encuesta de la reconocida compañía de estudios de opinión a nivel mundial se realizó en Estados Unidos del 14 al 31 de octubre. El dato es importante puesto que se llevó a cabo antes de que un tribunal estatal de Texas detuviera la ejecución programada de Rodney Reed el 20 de noviembre, debido a la presión nacional e internacional sobre el caso.

Rodney Reed: caso emblemático

Rodney Reed se ha convertido en un emblema de lo que puede suceder cuando existen muchas evidencias de su inocencia (se le acusa de haber violado y matado a una mujer, Stacey Stites, en abril de 1996). Aprendido en 1997, Reed ha pasado muchos años en el “corredor de la muerte” de una prisión en Texas, sin ninguna evidencia contundente en su contra.

Por lo demás, si hace solo la pregunta a los estadounidenses sobre si están “a favor de la pena de muerte para una persona condenada por asesinato” (esto es, sin ofrecer ninguna otra opción o alternativa), 56 por ciento respondieron afirmativamente en otra encuesta de Gallup realizada del 1 al 13 de octubre.

Iglesia dice que es “inaceptable”

Las opiniones de los estadounidenses sobre la pena de muerte continúan evolucionando, dice Gallup. El porcentaje de estadounidenses que están a favor de la pena de muerte, en general, ha caído a mínimos en 45 años. Y cuando se les da una alternativa explícita, por primera vez en al menos treinta años, más personas dicen que la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional es un mejor castigo por asesinato que la pena de muerte.

“Muchos casos recientes que han arrojado dudas sobre las condenas a pena de muerte a la luz de nuevas pruebas (como lo es el caso de Rodney Reed) pueden estar ayudando a alejar a la opinión pública” del apoyo a un castigo que la Iglesia católica y el Papa Francisco han señalado como inaceptable en todos los casos “porque es un ataque a la inviolabilidad y la dignidad de la persona”.

*Con información de Gallup*