Día 25: Resurrección de Jesús  - (Juan 20)

Día 25: Resurrección de Jesús  - (Juan 20)

Escrito el 25/09/2019
Equipo Editorial HN


Juan 20, 1-31

El sepulcro vacío

  1. Resurrección de Jesús
    El primer día de la semana, muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, María Magdalena va al sepulcro y observa que la piedra está retirada del sepulcro.
  2. Llega corriendo a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, el que era muy amigo de Jesús, y les dice:
    — Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.
  3. Salió Pedro con el otro discípulo y se dirigieron al sepulcro.
  4. Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corría más que Pedro y llegó primero al sepulcro.
  5. Inclinándose vio las sábanas en el suelo, pero no entró.
  6. Después llegó Simón Pedro, que le seguía y entró en el sepulcro. Observó los lienzos en el suelo
  7. y el sudario que le había envuelto la cabeza no en el suelo con los lienzos, sino enrollado en lugar aparte.
  8. Entonces entró el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
  9. Todavía no habían entendido que, según la Escritura, él debía resucitar de entre los muertos.
  10. Los discípulos se volvieron a casa.
  11. Se aparece a María Magdalena
    María estaba afuera, llorando junto al sepulcro. Mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro
  12. y ve dos ángeles vestidos de blanco, sentados: uno a la cabecera y otro a los pies del lugar donde había estado el cadáver de Jesús.
  13. Le dicen:
    — Mujer, ¿por qué lloras?
    María responde:
    — Porque se han llevado a mi señor y no sé dónde lo han puesto.
  14. Al decir esto, se dio media vuelta y ve a Jesús de pie; pero no lo reconoció.
  15. Jesús le dice:
    — Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?
    Ella, creyendo que era el jardinero, le dice:
    — Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo iré a buscarlo.
  16. Jesús le dice:
    — ¡María!
    Ella se vuelve y le dice en hebreo:
    — Rabbuni — que significa maestro— .
  17. Le dice Jesús:
    — Déjame, que todavía no he subido al Padre. Ve a decir a mis hermanos: Subo a mi Padre, el Padre de ustedes, a mi Dios, el Dios de ustedes.
  18. María Magdalena fue a anunciar a los discípulos:
    — He visto al Señor y me ha dicho esto.
  19. Aparición a los discípulos
    Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos con las puertas bien cerradas, por miedo a los judíos.
    Llegó Jesús, se colocó en medio y les dice:
    — La paz esté con ustedes.
  20. Después de decir esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron al ver al Señor.
  21. Jesús repitió:
    — La paz esté con ustedes. Como el Padre me envió, así yo los envío a ustedes.
  22. Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió:
    — Reciban el Espíritu Santo.
  23. A quienes les perdonen los pecados les quedarán perdonados; a quienes se los retengan les quedarán retenidos.
  24. Tomás, llamado Mellizo, uno de los Doce, no estaba con ellos cuando vino Jesús.
  25. Los otros discípulos le decían:
    — Hemos visto al Señor.
    Él replicó:
    — Si no veo en sus manos la marca de los clavos, si no meto el dedo en el lugar de los clavos, y la mano por su costado, no creeré.
  26. A los ocho días estaban de nuevo los discípulos reunidos en la casa y Tomás con ellos.
    Se presentó Jesús a pesar de estar las puertas cerradas, se colocó en medio y les dijo:
    — La paz esté con ustedes.
  27. Después dice a Tomás:
    — Mira mis manos y toca mis heridas; extiende tu mano y palpa mi costado, en adelante no seas incrédulo, sino hombre de fe.
  28. Le contestó Tomás: — Señor mío y Dios mío.
  29. Le dice Jesús:
    — Porque me has visto, has creído; felices los que crean sin haber visto.
  30. Otras muchas señales hizo Jesús en presencia de sus discípulos, que no están relatadas en este libro.
  31. Éstas quedan escritas para que crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengan vida por medio de él.

Tomado de la Biblia de Nuestro Pueblo