Día 29: Segunda venida del Señor  - (2 Tesalonisenses)

Día 29: Segunda venida del Señor  - (2 Tesalonisenses)

Escrito el 29/09/2019
Equipo Editorial HN


2 Tesalonicenses 1, 1-12

El Señor vendrá como juez justo
Saludo y acción de gracias

  1. Pablo, Silvano y Timoteo a la Iglesia de Tesalónica, en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo:
  2. Gracia y paz a ustedes de parte de Dios [nuestro] Padre y del Señor Jesucristo.
  3. Siempre tenemos que dar gracias a Dios por ustedes, hermanos, y es justo que lo hagamos, porque la fe de ustedes va creciendo y el amor que cada uno tiene por los otros es cada vez mayor.
  4. Hasta el punto de que estamos orgullosos de ustedes frente a las Iglesias de Dios, por la constancia y la fe con que soportan las persecuciones y aflicciones.
  5. Sentido cristiano de la persecución
    En esto se manifiesta el justo juicio de Dios para que ustedes sean encontrados dignos del reino de Dios, por el que tienen que sufrir.
  6. Es justo que Dios pague con sufrimientos a los que los hacen sufrir
  7. y a ustedes, los que sufren, les dé descanso, como a nosotros, cuando se revele desde el cielo el Señor Jesús con los ángeles de su dominio
  8. y con fuego ardiente, para castigar a los que no reconocen a Dios ni obedecen a la Buena Noticia de nuestro Señor Jesús.
  9. Ésos sufrirán una condena perpetua, lejos de la presencia del Señor y de su majestad poderosa
  10. cuando venga aquel día a revelar su gloria a los consagrados y sus maravillas a los creyentes. Y ustedes han creído por nuestro testimonio.
  11. Por eso rezamos continuamente por ustedes, para que nuestro Dios los haga dignos de su llamado y les permita cumplir eficazmente todo buen propósito y toda acción de la fe.
  12. Así el nombre de nuestro Señor Jesús será glorificado por ustedes y ustedes por él, por la gracia del Dios nuestro y del Señor Jesucristo.

2 Tesalonicenses 2, 1-17

Momento y circunstancias de la venida
La parusía o segunda venida del Señor

  1. Hermanos, en cuanto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con él, les pedimos
  2. que no pierdan fácilmente la cabeza ni se asusten por profecías o discursos o cartas falsamente atribuidas a nosotros, como si el día del Señor fuera inminente.
  3. Que nadie los engañe de ningún modo: primero tiene que suceder la apostasía y se tiene que manifestar el Hombre sin ley, el destinado a la perdición,
  4. el Rival que se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o es objeto de culto, hasta llegar a instalarse en el santuario de Dios, proclamándose Dios.
  5. ¿No recuerdan que ya se lo decía yo cuando aún estaba con ustedes?
  6. Ya saben qué es lo que ahora lo retiene para que no se manifieste antes de tiempo.
  7. La fuerza oculta de la iniquidad ya está actuando; sólo falta que el que la retiene se quite de en medio.
  8. Entonces se revelará el Impío, al que destruirá el Señor [Jesús] con el aliento de su boca y anulará con la manifestación de su venida.
  9. El Impío se presentará, por acción de Satanás, con toda clase de milagros, señales y falsos prodigios;
  10. con toda clase de engaños perversos para los que se pierden porque no aceptaron para salvarse el amor a la verdad.
  11. Por eso les enviará Dios un poder seductor que los haga creer la mentira;
  12. así serán juzgados los que, en vez de creer la verdad, prefirieron la injusticia.
  13. Oraciones mutuas
    Siempre tenemos que dar gracias a Dios por ustedes, hermanos amados del Señor, porque Dios los tomó para que fueran los primeros en alcanzar la salvación, por la consagración del Espíritu y la fe verdadera;
  14. y por medio de nuestra predicación de la Buena Noticia, los llamó a poseer la gloria de nuestro Señor Jesucristo.
  15. Así que, hermanos, sigan firmes, y conserven fielmente las tradiciones que aprendieron de mí, sea de palabra o por carta.
  16. Que nuestro Señor Jesucristo y Dios nuestro Padre, que los amó y los favoreció con un consuelo eterno y una esperanza magnífica,
  17. anime sus corazones y los fortalezca para que todo lo que digan y hagan sea bueno.

2 Tesalonicenses 3, 1-18

Oracion y fidelidad

  1. Por último, hermanos, oren por nosotros, para que la Palabra del Señor se difunda y sea recibida con honor, como sucedió entre ustedes;
  2. y para que nos veamos libres de gente malvada y perversa ya que no todos tienen fe.
  3. El Señor, que es fiel, los fortalecerá y protegerá del Maligno.
  4. Por lo demás, tenemos en el Señor absoluta confianza que ustedes seguirán haciendo lo que les mandamos como ya lo hacen.
  5. El Señor los encamine hacia el amor de Dios y les dé la paciencia de Cristo.
  6. Contra la ociosidad
    Hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo les recomendamos que se aparten de cualquier hermano de conducta desordenada y en desacuerdo con las instrucciones recibidas de nosotros.
  7. Ustedes saben cómo deben vivir para imitarnos: no hemos vivido entre ustedes sin trabajar;
  8. no pedimos a nadie un pan sin haberlo ganado, sino que trabajamos y nos fatigamos día y noche para no ser una carga para ninguno de ustedes.
  9. Y no es que no tuviéramos derecho; pero quisimos darles un ejemplo para imitar.
  10. Cuando estábamos con ustedes, les dimos esta regla: el que no quiera trabajar que no coma.
  11. Ahora nos hemos enterado de que algunos de ustedes viven sin trabajar, muy atareados en no hacer nada.
  12. A ésos les recomendamos y aconsejamos, por el Señor Jesucristo, que trabajen tranquilamente y se ganen el pan que comen.
  13. Ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien.
  14. Si alguien no obedece las instrucciones de mi carta, señálenlo y no se junten con él, para que recapacite.
  15. Pero no lo traten como enemigo, sino aconséjenlo como a hermano.
  16. Que el Señor de la paz les dé siempre y en todo la paz. El Señor esté con todos ustedes.
  17. El saludo es de mi puño y letra y es la contraseña en todas mis cartas: Pablo.
  18. La gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con todos ustedes.

Tomado de la Biblia de Nuestro Pueblo