Segundo viernes de Adviento

Segundo viernes de Adviento

Escrito el 13/12/2019
Equipo Editorial HN


(Isaías 48,17-19; Salmo 1; Mateo 11,16-19)
«Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: "Tiene un demonio" Vino el Hijo del hombre que come y bebe, y dicen: 'Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores" Pero los hechos dan razón a la sabiduría de Dios».
(Mateo 11,18-19)

LA DENUNCIA PROFÉTICA

El mensaje de Adviento es siempre esperanzador, pero esto no significa que se pueda manipular tendenciosamente para camuflar un comportamiento rutinario, acostumbrado, justificado en sus preconceptos y atavismos religiosos.

Si algo caracteriza a este tiempo es la llamada a la novedad de vida, a la actitud que mantuvieron el grupo de los creyentes, de los que fueron fieles a las promesas y dieron créditos a las enseñanzas de los profetas.

La reacción hipercrítica, para defenderse de la llamada a la conversión, denuncia una postura refractaria, desobediente, lejana a lo que solicitan los textos sagrados, los profetas, el Precursor y el mismo Jesucristo.

Una actitud defensiva, que dicta la naturaleza para evitar la confrontación con la Palabra, es buscar argumentos que excusen la radicalidad y den ocasión al permisivismo. La cultura reinante intenta expandir el relativismo con argumentos falaces de difamación, o agrandamiento de los defectos ajenos, para esconder la propia incoherencia.

La profecía no se limita a anunciar el futuro mesiánico, sino que también exige la respuesta adecuada, ante la inminencia de la venida del Señor. En el Evangelio se nos revela el código de felicidad, y la Biblia nos ofrece el camino de la plenitud posible en esta vida. «Si hubieras atendido a mis mandatos, sería tu paz como un río, tu justicia como las olas del mar; tu progenie sería como arena, como sus granos, los vástagos de tus entrañas; tu nombre no sería aniquilado ni destruido ante mí».

LLAMADA A LA CONVERSIÓN

¿Te excusas con el argumento del defecto de los demás para justificar los tuyos? ¿Buscas en el ambiente ejemplos de conductas mediocres, para permanecer en tu instalación rutinaria? ¿Viertes el veneno de la sospecha, para deslegitimar el testimonio de los buenos?

ORACIÓN

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos; sino que su gozo es la ley del Señor, y medita su ley día y noche. Será como un árbol plantado al borde de la acequia: da fruto en su sazón y no se marchitan sus hojas, y cuanto emprende tiene buen fin.