Reflexiones Marianas - Objeciones contra la Virgen II

Reflexiones Marianas - Objeciones contra la Virgen II

Escrito el 19/12/2019
Equipo Editorial HN


Dicen los protestantes: "Yo no necesito de MARÍA." ¿Qué les respondemos los Católicos?
Podemos responder: ¿Tú no necesitas de MARÍA?

Pero JESUCRISTO sí necesito de ELLA, y JESÚS vale muchísimo más que tú.
JESÚS necesitó de MARÍA SANTÍSIMA para que lo formara en su vientre, lo alimentara con sus pechos, lo cuidara en sus primeros años, y lo enseñara y lo educara como toda buena madre a su hijito pequeño.
JESUCRISTO sí necesitó de la VIRGEN MARÍA y nosotros orgullosos ¿vamos a decir que no necesitamos de ELLA?

Los Apóstoles sí necesitaron de la VIRGEN MARÍA.
ELLA los acompañaba, los ayudaba, los consolaba, y después de la muerte de JESÚS, la SANTA BIBLIA dice que "los Apóstoles se reunían a orar con MARÍA la MADRE de JESÚS (Hechos 1,14).
Y podemos estar seguros de que la consultaban y la honraban como a la más amorosa de las madres y a la más sabia de las consejeras. Y los Apóstoles valían inmensamente más que nosotros.

Los grandes Santos sí necesitaron de la VIRGEN MARÍA. Basta leer la biografía de cualquiera de ellos y veremos el Amor filial y la total confianza que sentían hacia la MADRE de JESÚS. Y nosotros comparados con los Santos somos "unos pollos mojados y unos burros muertos", como dijo gráficamente San Luis de Monfort. San Alfonso andaba repitiendo: "A quien DIOS quiere hacer muy Santo lo hace muy devoto de NUESTRA SEÑORA". Esas "Santas de primera categoría" como Santa Teresa la grande y Santa Teresita de Jesús, Santa Catalina y Santa Gema, Santa Brígida y Santa María Goretti y todas las demás santas de la IGLESIA CATÓLICA sintieron siempre que necesitaban y obtenían la ayuda de la MADRE de DIOS. Y nosotros pobres "aprendices de la Santidad" ¿nos atrevemos a decir que no necesitamos de ELLA?

Afortunadamente, a todo buen Católico, primero lograrán sacarle el corazón del pecho que arrancarle de su Corazón la devoción a la SANTÍSIMA VIRGEN.
Queremos repetir con San Estanislao: "Si amo a MARÍA SANTÍSIMA puedo estar seguro de perseverar en el bien hasta la muerte y salvar mi alma. Amén".