Reflexiones Marianas - Y día a luz a su hijo y lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre

Reflexiones Marianas - Y día a luz a su hijo y lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre

Escrito el 25/12/2019
Equipo Editorial HN


Otras madres ven nacer a su hijo en una clínica o en un hospital o al menos en una camita pobre en una habitación normal. La VIRGEN MARÍA tuvo que ver nacer a su HIJO ÚNICO en un pesebre. En una canoa de echar de comer a los animales, en una cueva barrida por el viento, en el mísero portal que nuestros pecados le prepararon al REDENTOR.

Esto fue un dolor y una pena para ELLA, y al sufrir tanta pobreza aprendió a comprender a los que sufren por falta de lo necesario, y por eso se conmueve mucho cuando ellos le suplican su ayuda. Siempre está lista para atender a los necesitados porque ELLA supo lo que es ser pobre y faltarle a uno lo necesario.

Pero como DIOS al lado de los dolores manda los consuelos, y al lado de las penas las satisfacciones, MARÍA tuvo gran alegría cuando en el portal aparecieron los Ángeles cantando el "Gloria a DIOS en el Cielo", y cuando poco después llegaron los sencillos pastores trayendo cada uno algún regalito para el NIÑO JESÚS: queso, pan, lana... ¡quién sabe cuántos pequeños detalles inspirados por el cariño y la admiración!
EL MEJOR REGALO DE MARÍA A LA HUMANIDAD FUE: DARNOS A JESÚS

JESÚS dijo: "La mujer sufre cuando va a nacer su niño, pero una vez nacido se olvida de sus anteriores sufrimientos por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo (Juan 17,21). Y ¿que mayor gozo ha podido sentir una mujer que el que sintió MARÍA SANTÍSIMA al tener entre sus brazos al más hermoso infante que el mundo ha conocido, al DIVINO NIÑO JESÚS?