Evangelio del Día, Miércoles 29 de enero de 2020 - ¿Dónde te encuentras?

Evangelio del Día, Miércoles 29 de enero de 2020 - ¿Dónde te encuentras?

Escrito el 29/01/2020
Equipo Editorial HN


En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!
 
Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)
Señor Jesús, te pido que te hagas presente en mi vida, y de forma especial en este momento de oración. Ayúdame a escuchar tu palabra, a interiorizar tu mensaje y a predicar tus enseñanzas con el ejemplo de mi vida cristiana, para ser así, un fiel colaborador en la extensión de tu reino. Amén.
 
Evangelio del día (para orientar tu meditación)
Del santo Evangelio según san Marcos 4, 1-20
En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago, y se reunió una muchedumbre tan grande, que Jesús tuvo que subir en una barca; ahí se sentó, mientras la gente estaba en tierra, junto a la orilla.  Les estuvo enseñando muchas cosas con parábolas y les decía:
 
“Escuchen. Salió el sembrador a sembrar. Cuando iba sembrando, unos granos cayeron en la vereda; vinieron los pájaros y se los comieron. Otros cayeron en terreno pedregoso, donde apenas había tierra; como la tierra no era profunda, las plantas brotaron enseguida; pero cuando salió el sol, se quemaron, y por falta de raíz, se secaron. Otros granos cayeron entre espinas; las espinas crecieron, ahogaron las plantas y no las dejaron madurar. Finalmente, los otros granos cayeron en tierra buena; las plantas fueron brotando y creciendo y produjeron el treinta, el sesenta o el ciento por uno”. Y añadió Jesús: “El que tenga oídos para oír, que oiga”.
 
Cuando se quedaron solos, sus acompañantes y los Doce le preguntaron qué quería decir la parábola.  Entonces Jesús les dijo: “A ustedes se les ha confiado el secreto del Reino de Dios; en cambio, a los que están fuera, todo les queda oscuro; así, por más que miren, no verán; por más que oigan, no entenderán; a menos que se conviertan y sean perdonados”.
 
Y les dijo a continuación: “Si no entienden esta parábola, ¿cómo van a comprender todas las demás? ‘El sembrador’ siembra la palabra.
 
‘Los granos de la vereda’ son aquellos en quienes se siembra la palabra, pero cuando la acaban de escuchar, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos.
 
‘Los que reciben la semilla en terreno pedregoso’, son los que, al escuchar la palabra, de momento la reciben con alegría; pero no tienen raíces, son inconstantes, y en cuanto surge un problema o una contrariedad por causa de la palabra, se dan por vencidos.
 
‘Los que reciben la semilla entre espinas’ son los que escuchan la palabra; pero por las preocupaciones de esta vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás, que los invade, ahogan la palabra y la hacen estéril.
 
Por fin, ‘los que reciben la semilla en tierra buena’ son aquellos que escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha: unos, de treinta; otros, de sesenta; y otros, de ciento por uno”.
 Palabra del Señor.
 
Medita lo que Dios te dice en el Evangelio
Este Evangelio nos presenta cuatro formas en las que podríamos tender a vivir nuestra vida cristina. Hemos escuchado, por ejemplo, que el caminorepresenta la indiferencia ante la palabra de Dios, que el terreno pedregosorepresenta la falta de compromiso; que los espinos representan la inconstancia y la tierra buena a aquellos que se esfuerzan por ser santos.
            Otra forma de acercarse a meditar este Evangelio es imaginar que, en lugar de ser la tierra, nosotros somos la semilla que cae en el mundo. Un mundo lleno de caminos, pedregales y espinos, pero también de tierra buena. Ciertamente es difícil avanzar contra corriente y tratar de dar fruto en un lugar en el que todo parece árido. Pero recordemos que Dios no se equivoca al crear a ninguno de nosotros, cada una de sus semillas ha sido creada para un plan especial que llegue a dar mucho fruto.
            Si cada uno de nosotros, como semillitas del Señor, nos encontramos en una tierra llena de indiferencia, busquemos motivación en Dios. Si nos encontramos en una tierra donde no hay responsabilidad cristiana, seamos quienes den el primer paso. Si la tierra es inconstante, perseveremos en el amor, y si la tierra es buena demos gracias al Señor. Dios nos ha diseñado para dar fruto y un fruto que permanezca y se extienda por toda la tierra. (Jn15, 16)
 
«Dice el Evangelio que hablaba sólo en parábolas. Imágenes que involucran y hacen partícipes, que transforman a los oyentes de su Palabra en personajes de sus divinos relatos. El santo Pueblo fiel de Dios en América Latina no comprende otro lenguaje sobre Él. Estamos invitados a salir en misión no con conceptos fríos que se contentan con lo posible, sino con imágenes que continuamente multiplican y despliegan sus fuerzas en el corazón del hombre, transformándolo en grano sembrado en tierra buena, en levadura que incrementa.»
 (Discurso de S.S. Francisco, 7 de septiembre de 2017).
 
Diálogo con Cristo
Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.
Gracias, Señor, por crearme y elegirme para ser un instrumento de tu amor. Dame la fortaleza necesaria para permanecer siempre a tu lado, ser capaz de germinar en mi entorno social y, así, dar fruto de acuerdo con tu santa voluntad. Amén.
 
Propósito
Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.
En un rato de oración revisaré qué tipo de tierra tiene mi corazón y si estoy dando el fruto que el Señor espera de mí.
Despedida
Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
     Amén.
 
     ¡Cristo, Rey nuestro!
     ¡Venga tu Reino!
    
Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
     Ruega por nosotros.
 
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.