I DOMINGO DE ADVIENTO

I DOMINGO DE ADVIENTO

Escrito el 02/12/2018
Equipo Editorial HN


Preparativos para iniciar el Adviento

La Corona: Coloca tu corona de Adviento en un sitio central de tu casa para que todos puedan verla y recordar los ofrecimientos que se han propuesto durante este tiempo.
Regalos para Jesús: En esta sección encontrarás los propósitos de Adviento. Copia en papelitos y colócalos en una cajita junto a la corona antes de iniciar la liturgia.
Liturgia del Adviento: Cada domingo, desde el 2 de diciembre, reúne a tu familia y amigos, y recen la liturgia especial para cada uno de los domingos.

Ubicar en una mesa a la vista de todos la corona sin ninguna vela encendida. Es recomendable colocar una imagen de la Virgen junto a la corona, con un cirio a sus pies. De este cirio se puede tomar la llama para encender la primera vela de la corona.

TODOS: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

MONITOR: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

TODOS: Que hizo el cielo y la tierra.

MONITOR: Comenzamos un nuevo año litúrgico con el tiempo de Adviento, tiempo de preparación y espera. Encender, semana tras semana, los cuatro cirios de esta corona debe ser un refejo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad. Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la Luz del mundo que ha venido a disipar las tinieblas. El color verde de la corona simboliza la vida y la esperanza que Él nos ha venido a traer.

LECTOR: Lectura tomada del libro del profeta Isaías:"Levántate, brilla, Jerusalén; que llega tu luz y la gloria del Señor amanece sobre ti. Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece". (Is 60, 1-2)

MONITOR: La profecía de Isaías es para nosotros un hermoso mensaje de esperanza y confianza en Dios, pues nos alienta a recordar que el Señor Jesús ha venido a este mundo para caminar a nuestro lado e iluminar nuestro corazón con su presencia. Que estos días del Adviento sean un tiempo especial en que nos dejemos iluminar por la luz del amor y la esperanza que nos trae el Señor Jesús.

Quien dirige la oración, con las manos juntas, dice:
Nos recogemos unos instantes en silencio e inclinando nuestras cabezas, vamos a pedir que el Señor bendiga esta corona de Adviento.

Oremos
La tierra, Señor, se alegra en estos días,y tu Iglesia desborda de gozoante tu Hijo, el Señor Jesús,que se avecina como luz esplendorosa,para iluminar a los que yacemos en las tinieblas, de la ignorancia, del dolor y del pecado. Lleno de esperanza en su venida,tu pueblo ha preparado esta coronacon ramos del bosque y la ha adornado con luces. Ahora, pues, que vamos a empezar el tiempo de preparación para la venida de tu Hijo, te pedimos, Señor que, mientras se acrecienta cada día el esplendor de esta corona, con nuevas luces, a nosotros nos ilumines con el esplendor de Aquel que, por ser la Luz del mundo, iluminará todas las oscuridades. Te lo pedimos por Él mismo que vive y reina por los siglos de los siglos.

TODOS: Amén.

MONITOR: Vamos a encender ahora la primera vela de nuestra corona.

PETICIONES: Elevemos nuestras intenciones a Dios y respondamos a cada una de ellas diciendo: ¡Ven pronto Señor!

  1. Te pedimos Señor para que este Adviento, que se inicia hoy, sea para nosotros un tiempo de mayor conversión y preparación para la celebración de tu venida.
  2. Te pedimos por todas las familias del mundo, especialmente por las que sufen el drama de la guerra y la persecución, para que tu venida al mundo les obtenga la paz que tanto anhelan.
  3. Por los que estamos aquí reunidos en esta oración, para que podamos acoger la gracia que Tú vas a derramar en este tiempo y respondamos al Plan de amor que tú tienes para nosotros. (Ahora se pueden añadir libremente intenciones)

Confiados en que el Señor nos escucha y movidos por el Espíritu Santo, dirijamos al Padre la oración que el Señor Jesús nos enseñó: Padre Nuestro...

Regalo para el Niño Jesús
Ahora cada uno tomará un regalo para el Niño Jesús que ofrecerá durante esta semana. (Una persona pasará ofeciendo a cada uno en una canastita los regalos para el Niño Jesús).
Finalicemos este momento de oración encomendándonos a María para pedirle que nos enseñe a vivir intensamente este tiempo de Adviento. Rezamos un Ave María.

TODOS: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén