II DOMINGO DE ADVIENTO

II DOMINGO DE ADVIENTO

Escrito el 07/12/2018
Equipo Editorial HN


Al iniciar la liturgia debe estar encendida la primera vela.

TODOS: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

MONITOR: Vamos a encender la segunda vela de nuestra corona. El Señor está cada vez más cerca de nosotros y debemos prepararnos dignamente para recibirlo en nuestros corazones. Hagamos un momento de silencio para elevar nuestra oración a Dios.

LECTOR: Lectura tomada del Evangelio según San Lucas: "Fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto...: Voz que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas; todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso será recto y las asperezas serán caminos llanos. Y todos verán la salvación de Dios". (Lc 3, 2.4-6)

MONITOR: Debemos preparar el camino del Señor y esto nos exige estar preparados interiormente para su venida, para que lo recibamos con un corazón reconciliado, cada vez más convertido y transformado, capaz de amar y entregarse a los demás. Hagamos un compromiso concreto para esta semana que nos ayude a disponernos cada vez mejor para su venida. (Se deja un momento de silencio)

MONITOR: Mientras encendemos la segunda vela de nuestra corona.

PETICIONES: Elevemos nuestras intenciones a Dios y respondamos a cada una de ellas diciendo: ¡Ven Señor Jesús!

  1. Te pedimos Señor por la Santa Iglesia, que dentro de pocos días, empezará a vivir el Año de la Misericordia, para que en este tiempo de gracia busque vivir con los demás, la misericordia que el Padre ha tenido con nosotros.
  2. Te pedimos por la paz en el mundo, para que en este tiempo de Adviento se viva con mayor intensidad el amor y la solidaridad.
  3. Por los que estamos aquí reunidos en esta oración, para que tengamos fjos los ojos en Aquél que nos trae la Reconciliación a nuestras vidas (Ahora se pueden añadir libremente intenciones)

Confiados en que el Señor nos escucha y movidos por el Espíritu Santo, dirijamos al Padre la oración que el Señor Jesús nos enseñó: Padre Nuestro...

Regalo para el Niño Jesús
Ahora cada uno tomará un regalo para el Niño Jesús que ofecerá durante esta semana (Una persona pasará ofreciendo a cada uno en una canastita los regalos para el Niño Jesús).

Finalicemos este momento de oración encomendándonos a María para pedirle que nos enseñe a vivir intensamente este tiempo de Adviento. Rezamos un Ave María.

TODOS: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén