III DOMINGO DE ADVIENTO

III DOMINGO DE ADVIENTO

Escrito el 14/12/2018
Equipo Editorial HN


Al iniciar la liturgia deben estar encendidas la primera y la segunda vela de la corona.

TODOS: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

MONITOR: Estamos ya en la tercera semana de Adviento: aumenta nuestra alegría y nuestro júbilo por la venida del Señor Jesús, que está cada vez más cerca de nosotros.

LECTOR: Lectura tomada de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses:"Hermanos: Alégrense siempre en el Señor. Vuelvo a insistir, alégrense. Que la bondad de ustedes sea conocida por todos los hombres. El Señor está cerca. (Flp 4, 4-5)".

MONITOR: La presencia de Jesús en medio de nosotros es la verdadera razón de nuestra alegría, éste es el misterio de amor que celebramos en Navidad: la alegre noticia de Dios que se hace cercano para caminar a nuestro lado. Ante tanto amor que Dios nos entrega, estamos llamados a vivir la caridad y dar testimonio de la bondad de Dios entre nosotros. (Se deja un momento de silencio)

MONITOR: Vamos a encender la tercera vela de nuestra corona.

PETICIONES: Elevemos nuestras intenciones a Dios y respondamos a cada una de ellas diciendo: ¡Ven Señor Jesús!

  1. Niño Jesús, tú que estás presente en nuestra fami-lia, ayúdanos a ser ejemplo de servicio a los demás, en especial a los más pobres y necesitados, a todos nuestros hermanos que son víctimas de exclusión.
  2. Te pedimos Niño Jesús que nos des la perseverancia para cumplir nuestros propósitos de Adviento, que sean un aprendizaje que se prolongue a lo largo de este año que viene. Ayúdanos a recordar que ayudando al más débil y necesitado estamos ayudándote a ti.
  3. Niño Dios, este domingo de Adviento dedicado a la alegría, te pedimos que nos concedas vivir realmente la alegría auténtica que tú nos regalas, aquella que llena el corazón y nos conduce cada vez más a ti. (Ahora se pueden añadir libremente intenciones)

ConfIados en que el Señor nos escucha y movidos por el Espíritu Santo, dirijamos al Padre la oración que el Señor Jesús nos enseñó: Padre Nuestro...

Regalo para el Niño Jesús
Ahora cada uno tomará un regalo para el Niño Jesús que ofrecerá durante esta semana. (Una persona pasará ofeciendo a cada uno en una canastita los regalos para el Niño Jesús).
Finalicemos este momento de oración encomendándonos a María para pedirle que nos enseñe a vivir intensamente este tiempo de Adviento y acojamos la alegría de la cercanía del Señor Jesús. Rezamos un Ave María.

TODOS: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén