IV DOMINGO DE ADVIENTO

IV DOMINGO DE ADVIENTO

Escrito el 21/12/2018
Equipo Editorial HN


Al iniciar la liturgia deben estar encendidas las tres velas de la corona.

TODOS: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

MONITOR: Alegrémonos porque el Señor está cerca de nosotros y viene a traernos la reconciliación. Hoy encenderemos la cuarta y última vela de nuestra corona. Que este símbolo nos recuerde la proximidad de la venida del Señor Jesús, que viene a traernos alegría y esperanza.

LECTOR: Lectura tomada del Evangelio según San Lucas: "El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: «¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo». Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada y se preguntaba qué podía signifcar ese saludo. Pero el Ángel le dijo: «No temas, María, porque Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin»." (Lc 1, 28-33)

MONITOR: La presencia del Señor Jesús entre nosotros nos llena de gozo y alegría. Es la Madre quien nos lo hace cercano, quien permite que esa Luz llegue a nosotros e ilumine nuestra vida. En compañía de Santa María encendamos la última vela de nuestra corona de Adviento.

PETICIONES: Elevemos nuestras intenciones a Dios y respondamos a cada una de ellas diciendo: Por intercesión de tu Madre, ¡Escúchanos Señor!

  1. Querido Niño Jesús, te rogamos que prepares nues-tro corazón con amor, para que al recibirte nos lle-nemos de la alegría de tu presencia entre nosotros y podamos comunicarla a los demás.
  2. Te pedimos Niño Jesús que nuestra celebración en la Noche Buena sea el refejo de haber vivido en este tiempo de Adviento el amor en nuestra familia y la caridad hacia los demás.
  3. Niño Jesús te pedimos por aquellas personas que no te conocen o te rechazan sin saber que tú eres la Verdad, para que en este tiempo de amor puedan abrir sus corazones y experimenten la fuerza del amor que nos manifestas con tu nacimiento. (Ahora se pueden añadir libremente intenciones)

Confiados en que el Señor nos escucha y movidos por el Espíritu Santo, dirijamos al Padre la oración que el Señor Jesús nos enseñó: Padre Nuestro...

Regalo para el Niño Jesús
Ahora cada uno tomará un regalo para el Niño Jesús que ofecerá durante esta semana (Una persona pasará ofeciendo a cada uno en una canastita los regalos para el Niño Jesús).
Finalicemos este momento de oración encomendándonos a María y elevándole nuestro profundo agradecimiento por haber aceptado ser la Madre del Señor Jesús y acompañarnos durante este Adviento. Rezamos un Ave María.

TODOS: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén